La marina living lab - logo

2019: esto hemos hecho

Los districters hacen cosas. Más cosas de las que parece, ¿o era al revés?

Auditoría del 2019, un año en el que nos lo hemos pasado un poco bien.


Hemos enviado 54 presupuestos. Algunos incluso han sido aceptados.

Hemos estrenado oficina, aunque todavía no tenemos rótulo y miembros del equipo duden de si es ahí o en la de al lado.

Hemos ido a 33 galas. 

Hemos comido todas las semanas en Els Magazinos.

Se ha incorporado Alex. Y Mike. Y Andrea

Hemos editado 3 fanzines, aka revistitas.

Hemos pasado 31 sábados en la Pèrgola. Incluso alguno en el que no había concierto, pero… ¿qué íbamos a hacer?

Hemos seguido sin tener tarjetas de visita ante la desesperación de buena parte del equipo.

Hemos programado alrededor de 180 movidas (a ver, a ojo, tampoco las hemos contado todas) en Convent Carmen, para su primera fase cultural.

Hemos atravesado de Morella a Orihuela visitando restaurantes para formar parte de los guiones de Cuineres i cuiners. Todo un sacrificio. 

Nos hemos inventado un lío para domingos primaverales y veraniegos llamado Berenar (y no, por lo que más queráis, no le volváis a llamar tardeo). 

Hemos escrito 216 artículos entre Culturplaza, Gràffica, Levante-EMV, Lletraferit, Plaza Deportiva o Guía Hedonista. 

Hemos celebrado un festival de música llamado Deleste. Bueno, dos, dos festivales.

Hemos pasado oficialmente más tiempo en La Marina de València que en casa.

Hemos visitado (y saboreado) más de 300 paradas del Mercat Central

Hemos bailado cada mes en Palau Electrònic. Bueno, bailar, bailar…

Hemos abierto (¿o cerrado?) el George Best un miércoles cualquiera en plan team building pero no acabó bien. 

Hemos escuchado trece veces District en lugar de Districte. 

Hemos seguido predicando que Meliana, bon lloc

Nos hemos bañado en el mar una noche de verano viendo Jaws. 

Hemos ido a grabar y a hacer fotos a una media de ocho saraos por semana. Claramente el equipo audiovisual se ha relajado. 

Hemos dado charlitas en Máster MArch y en Brother.

Hemos recomendado 76 veces visitar Anyora.

Hemos ido a cenar (y a posar) repetidamente a Tonyina

Nos hemos aprendido de memoria (bueno, casi) los nombres de las 554 sociedades musicales valencianas, un movimiento en peligro de expansión. 

Hemos sentido la llamada de Bluebell. 

Hemos entregado (de milagro) un Carles Santos.

Hemos plantado el campamento base en Castelló, Alacant y València acompañando a unos robots a hablar del futuro del trabajo

Hemos superado una noche en Dénia donde fuimos incapaces de abrir la llave del agua. 

Hemos admirado mucho a los Sena y su capacidad para articular movidones como Love to Rock. 

Hemos encargado piezas audiovisuales pidiendo que reflejaran a la vez la idea  del cruising y el running como actividades hermanas.

Hemos compuesto 34 ilustraciones bien bellas.

Hemos alucinado con la Placemaking Week Europe en una semana inolvidable de junio, aunque al principio no sabíamos ni lo que era y disimulábamos haciendo como que sí. 

Hemos viajado con Carlos Goñi.

Hemos estado a punto de pillar convulsiones pasándonos con la velocidad de los gifs.

Nos hemos enamorado de todas las pérgolas around the world (y no sólo de las pérgolas), imaginando todo lo que se podría hacer con ellas. 

Hemos moderado doce mesas. Incluso alguna con más ponentes que asistentes.

Hemos podido resistir a las presiones para no desvelar nada del cartel del FIB antes de su lanzamiento en prensa. 

Nos hemos hecho (todavía más) devotos del vermut Vermell.

Hemos descubierto que cada vez que alguien dice ‘uno’ para nosotros es UNO.

Hemos dejado lista la Nova Guia de València. Aunque no sabemos la de qué año. 

Hemos querido declarar amor eterno a Junior Franco aproximadamente una vez al mes.

Se nos ha roto una cámara. Bueno, no ayuda que le tiráramos una cerveza por encima.

No hemos hecho cena de Navidad por culpa de una cabeza de fémur.